Senderos – La musicoterapia en la juventud
Comparte en tu red social favorita

Queridos lectores, hoy Albert me ha dejado el blog para hablaros nuevamente acerca de la musicoterapia. En esta ocasión, en vez de hablar sobre la musicoterapia y sus efectos en la tercera edad, hablaremos acerca de cómo afecta la musicoterapia en la juventud. 

Durante cinco años de mi vida, estuve residiendo en la ciudad de Porto Colon (Felanitx, Mallorca), un sitio muy privilegiado, por su clima y medioambientalmente sostenible. En aquellos tiempos, trabajaba como técnico de mantenimiento en un hotel de 4 estrellas. En mis ratos libres, disfrutaba de la isla, así como de sus playas, sus calitas y sitios inhóspitos por descubrir, así como de la cultura mallorquina y su lengua. 

En Porto Colon, que es la bahía más grande y natural de toda la isla, vivía al lado del mar, disfrutando de todo tipo de peces, aves acuáticas, del ecosistema frondoso de pinos y sabinas. 

Estuve trabajando 2 meses (sábados y Domingos por la tarde) realizando musicoterapia aplicada en la juventud (edades comprendidas entre 14 y 24 años), en el ciclo de Orión, patrocinado por el ayuntamiento de Felanitx, para que los jóvenes no salieran de fiesta y disfrutasen de diferentes actividades, así como del futbol, básquet, pimpón, rocódromo, clases de cerámica, de cuero, de yoga, de musicoterapia aplicada etc.…Así para mantener a los jóvenes ocupados y apartados del ocio nocturno y de las drogas y el alcohol. 

A mí, me toco una sala muy grande en el polideportivo, donde realice con 25 alumnos, clases de musicoterapia aplicada. En ellas consistía, una relajación dirigida con música del compositor “Kitaro”.Tras la relajación, fui despertando a cada uno de ellos dado que 5 alumnos se quedaron dormidos hipnóticos perdidos. Me dirigía a ellos uno a uno, hasta que estos despertaban. La relajación, les había sentado muy bien. 

Había 2 chicas, que hicieron la relajación perfectamente y salían de jugar de un partido de básquet, exclamaron que estaban totalmente relajadas y con ganas de jugar otro partido, como si no se hubieran cansado absolutamente nada, y se hubieran recargado de energía con aquella meditación. 

La 2ª parte de la clase fue baile con diversos artistas musicales y cada uno sincronizaba su cuerpo con su estilo y ritmo. Todos tenían caras de enorme alegría y felicidad y ganas de bailar, la música los había civilizado. 

Carlos Espona: La relajación con musicoterapia aplicada Recomendación de libro: Redención (Infierno en la Tierra, parte I) Musicoterapia en el Caballo de trote
View Comments
There are currently no comments.