La pastilla Azul, La pastilla roja

Estoy durmiendo, mis manos y mis brazos flojean… Entro en un sueño y de repente me veo en un bar, en una terraza, más concretamente, la veo a ella cruzando la calle y no dudo en llamarla “Ey, cuanto tiempo, tú por aquí?“, y me dice “sisi cómo estás? Oye te apetece que comamos juntos después de la terapia?…. Nos vamos a comer y me ofrece una pastilla azul, al principio pensé que se trataba de una broma, pero me contó que esta pastilla era milagrosa, ya que te daba toda la felicidad del mundo, así que me la trague sin dudarlo, de repente mis malos pensamientos habían desaparecido como por milagro de dios, ya no sentía náuseas, ni nervios, me sentía feliz completamente, así que ella me ofreció de ir un paso más allá, volver a la droga, ya que era el súmmum de toda felicidad (temporal, luego lo entenderéis). 

Total que fuimos a su coche y fuimos a buscar a un camello, como los viejos tiempos, no había dudas, éramos invencibles, nada podía fallar, yo en ese momento no creía en nadie más que en mí. Ella me preguntaba, yo quiero a mi lado una persona feliz, eres feliz? Y yo le respondía que si embobado, como si de un perro se tratara. Fuimos quedando día tras día y cada día consumíamos más y más, era un no parar entre droga y pastillas azules de las mágicas. Hasta que un día yendo a toda velocidad por la carretera a buscar más droga tuvimos un accidente, el coche volcó y yo no llevaba el cinturón de seguridad puesto, me partí la columna, no podía moverme, vinieron los bomberos a sacarme de allí y me llevaron al hospital, intentaron operarme, pero no pudieron salvar mi estado, quede tetrapléjico, mi compañera me dijo “si ya no eres feliz no estaré a tu lado, no te daré más pastillas azules, adiós“. 

En ese momento me aparece Eva y me dice, estás bien cariño? Anda tomate una pastilla roja, has vivido una fantasía y es hora de despertar, tienes una enfermedad, no puedes jugar así de esta forma con tu vida, mira lo que ocurre sino, yo te quiero igual seas feliz como sea, pero luchando hasta el final y contra todo pronóstico, olvida esa gente y vente conmigo, queridos lectores así lo hice. Queridos lectores, esto me hizo pensar que a veces nos desmadramos, pero que todo acto tiene consecuencias, a veces no podemos tirar atrás, otras por suerte sí, hay que seguir el buen camino y coger la pastilla roja, aunque estemos jodidos. 

Sed buenos 

namasté

Píldoras

©Copyright by Senderosdelavida

2 comentarios

  1. A veces se eligen atajos para alcanzar la felicidad y la realidad es que la felicidad es vivir cada dia de nuestras vidas, disfrutar de cada momento, dar gracias por lo que se tiene, a veces reiremos otras lloraremos pero al final es el camino a la felicidad porque además de hacerte más fuerte te hará también más sabio, y cuando alcances ese momento verás tu logros y eso es la verdadera felicidad.

  2. Me cuesta mucho hablar de esto…es impactante
    Sabes? Cuando estamos mal y caemos de nuevo al abismo, nuestro cerebro nos conecta directamente al pasado, cuando estabas exactamente igual que ahora…hundido, sin fuerzas… Donde la pastilla azul combatía todas tus penas, tus malos días, te hacía ver esa falsa realidad donde creías que esa pastilla milagrosa era tu salvación a todo. Pero no,esa droga te hace creer en una falsa felicidad, que cuando pasa el efecto vuelves a necesitarla para alimentarte del mundo montado en las nubes donde la angustia, los miedos, las inseguridades..todo parece desaparecer.
    Un control brutal de tu mente que realmente lo que está haciendo es destruirla y llevarte directo al caos.
    La pastilla azul es una mentira maquillada de dulces sueños que ni siquiera controlas tú y ahí… sí que estamos perdidos.
    Por suerte, existen pastillas rojas que te hacen ver que las nubes de colores también existen sin necesidad de tomar nada más. Y que la vida es más bonita, transparente, igual de dulce, y maravillosa.
    Eva…lo que necesitabas en ese momento, tu salvación. El más puro amor que te puedan demostrar.
    Como amiga de tantísimos años tuya, aquí estaré para ofrecerte siempre esa pastilla milagrosa que hace que Albert vuelva a subirse al tren de la felicidad, y por supuesto, si es al lado de alguien que te adora y te cuida como veo en Eva, más feliz seré aún….

    No dejes que las luces de colores, esas que incitan al abismo vuelvan a caer sobre ti.
    Te quiero amigo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.