Aprendiendo a aceptar el cambio como parte del crecimiento personal

Hola, mis queridos lectores, como pueden ver, estoy más activo que nunca con mi blog, compartiendo un poco de mí, de mis historias y una que otras reflexiones que podemos sacar de ellas.

Si eres un lector recurrente de este espacio, sabrás que soy una persona que siempre busca ver las cosas positivas de la vida y es por eso que hoy me gustaría hablar del porqué debemos aceptar el cambio como parte de nuestro crecimiento personal.

Pero antes, quiero recordar cuando todo empezó. Por lo cual me remito a una de mis publicaciones anteriores con el título Vacaciones: Cambio de país y de mentalidad. Si aún no has tenido la oportunidad de leerlo, te invito a hacer clic en el enlace y disfrutarlo.

Recuerdo que en ese post mencioné que me enfrentaba a uno de mis mayores desafíos más recientes. Unas vacaciones que tenía toda la intención, o al menos estaba en los planes en ese momento, de cambiar de residencia, cambiar de país y de todo lo que esto significaba.

Estamos hablando de un nuevo idioma, nuevas costumbres, un contexto totalmente diferente al que no estaba acostumbrado, pero solo pensar el motivo por el cual lo estaba haciendo tenía sentido para mí, como ya sabéis, conocí el amor y esta fue la razón por la que viajé a Suiza, para reencontrarme con ella y vivir la mejor etapa de mi vida… GRACIAS EVA!!!

Además, entendí que aceptar el cambio también era una manera de crecer como persona y te explico por qué.

¿Por qué en ocasiones debemos aceptar el cambio?

Cuando estamos expuestos a nuevas situaciones, experiencias y desafíos, tenemos la oportunidad de aprender, crecer y evolucionar. Aceptar el cambio es un proceso, y cada uno lo aborda de manera diferente. En mi caso me ha ayudado a evolucionar como persona y fortalecer mis ganas de vivir.

Aceptar lo desconocido

No te lo niego, al principio el cambio puede ser aterrador porque nos enfrentamos a lo desconocido. Nos saca de nuestra zona de confort y nos hace sentir vulnerables. Pero es que de eso se trata, de batir nuestros miedos y abrir nuestra mente a nuevos horizontes.

Aprender a ser más flexible y a estar dispuesto a adaptarnos a nuevas situaciones. A veces, esto significaba dejar atrás algunas costumbres y enfrentar lo que tal vez sea poco conocido en ese momento.

En lugar de resistir el cambio, he aprendido a abrazarlo

El cambio nos obliga a salir de nuestra zona de confort, lo que puede ser desafiante. Pero cuando estamos dispuestos a aceptarlo y abrazarlo, podemos crecer en formas que nunca antes imaginamos.

También te puedo decir mi querido lector, que aceptar el cambio significa estar dispuesto a aprender. Estar abiertos a nuevas ideas y perspectivas, y estar dispuestos a aceptar nuestras limitaciones y errores. Al hacer esto, podemos evolucionar a partir de nuestras experiencias, lo que nos permite adaptarnos.

Por ejemplo, de mi parte he tenido la oportunidad de conocer otras áreas de la informática y me mola mucho apropiarme de un conocimiento que no sabía y el cual le estoy sacando mucho provecho económico.

NAMASTÉ

La envidiaEl cuadro depresivoSeres malvados, no tenéis cabida aquí!
View Comments
There are currently no comments.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.